Cuidados paliativos, un acompañamiento vital

Destacado

El miedo y la soledad irrumpen en el hogar cuando los médicos anuncian que la muerte es ineludible e inminente para el enfermo.

Llegados a este punto, tras años de lucha y múltiples ingresos – mi marido padecía un epoc severo y enfisema pulmonar- decidimos no volver al hospital y recurrir a los equipos de cuidados paliativos.

Con ellos nos sentimos acompañados y el miedo, aunque no desapareció, compartido fue “menos miedo”.